Menú Cerrar

VITAMINA E NATURAL – D acetato de alfa tocoferol

witamina d, tocoferol

La vitamina E fue descubierta en 1922 por K. Bishop y H. Evans, haciendo que ella cure la infertilidad de las ratas de laboratorio.

La vitamina E es soluble en grasas e insoluble en agua. Existe en varias formas, obtenida de plantas, o sintéticamente.

Sin embargo, es relativamente reciente que los aceites vegetales prensados en frío que contienen D alfa tocoferol dextrógiro muestran una actividad biológica del 100%.

Fue la primera vitamina en el siglo XX llamada “elixir de la juventud“. Aporta vitalidad, energía, ganas de vivir. Estimula los procesos de la síntesis de las proteínas, mejora el aspecto de la piel, protege de la infertilidad.

Sa función biológica más importante es la protección del organismo del efecto destructor de los radicales libres. La molécula de vitamina E reacciona con los radicales libres y los convierte en sustancias inertes, que luego se excretan del cuerpo con orina.

Esto es especialmente importante para los ácidos grasos poliinsaturados que forman parte de las membranas celulares.

Por ejemplo, en la diabetes, el problema está en el funcionamiento anormal de las membranas celulares, que no pueden transportar glucosa desde la sangre. El papel de la protección del sistema cardio – vascular es similar.

El tocoferol previene principalmente la oxidación de lípidos en compuestos de peroxígeno, descomposición de la vitamina A y los lípidos mismos. Llamamos a esto producción antioxidante de superóxido dismutasa.

La vitamina E también protege los glóbulos rojos (eritrocitos) que transportan oxígeno a cada célula del cuerpo. Los glóbulos rojos también se “ envejecen ”, y este proceso se acelera bajo la influencia de la luz y el oxígeno, lo que hace que se distorsionen. Esto se debe a la oxidación de las grasas que forman las membranas celulares de los eritrocitos. Dosis adicionales de vitamina E previenen este proceso.

El tocoferol protege los glóbulos rojos, al mismo tiempo apoya el proceso de respiración celular y afecta el funcionamiento adecuado y el mantenimiento de la alta eficiencia muscular. Entre otras cosas, es por eso que se recomienda a los deportistas que consuman alimentos que contengan mucha vitamina E.

El tocoferol también estimula la producción de anticoagulantes, reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades de los vasos sanguíneos.

Interactúa con las vitaminas A y C y los carotenoides, reduciendo el riesgo de cáncer, gracias al hecho de que estas vitaminas protegen al cuerpo contra los radicales libres.

La deficiencia de vitamina E afecta negativamente el funcionamiento del sistema inmune, porque disminuye la estabilidad de las células de las membranas de este sistema y aumenta la síntesis de compuestos que reducen la función inmune del cuerpo.

Previene la formación de coágulos venosos. Afecta la formación de sustancias bioquímicas específicas de las hormonas llamadas prostaglandinas, que están involucradas en la regulación de la inflamación, la supresión del dolor y muchos otros mecanismos.

El tocoferol elimina efectivamente los molestos calambres en las pantorrillas causados por la mala circulación debajo de las rodillas. Alivia las molestias asociadas con la menopausia (dolor y sofocos).

Es absolutamente necesario para la producción adecuada de esperma. Su deficiencia conduce a la infertilidad.

Ayuda en el tratamiento de toda una gama de enfermedades de la piel. Es útil en casos de manchas de la edad, especialmente en las manos.

Acelera la formación de tejido nuevo después de quemaduras y heridas. Protege contra los efectos de la radiación UV. Ayuda a combatir la micosis.

Aumenta la cantidad de lipoproteínas de alta densidad en la sangre.

Presencia de vitamina E en productos alimenticios, por 100 g de sustancia:

Germen de trigo – 30,5 mg

Aceite de brotes – 250-520 mg

Aceite de soja – 115 mg

Lechuga – 13 mg

Repollo – 6 mg

Pescado – 4-15 mg

Huevos – 3-5 mg

Aceite de lino – 23 mg

Está presente también en: onagra, borraja, comino negro, berros, tilo, apio de monte, nueces, ortiga, rosa silvestre, guisantes, alfalfa, trébol.

Es indiferente a las altas temperaturas, pero la descompone la luz solar.

La necesidad de vitamina E según varias fuentes varía entre 30 a incluso 200 mg por día.

Las indicaciones terapéuticas son: colagenosis, acné, dermatosis, pérdida de cabello, diabetes mellitus, tromboflebitis y arteriolas, liquen, esclerodermia, alergias, enfermedad cardíaca de lípidos, pérdida de masa muscular, retinopatías, trastornos de potencia, hipertensión, fibrosis quística, enfermedad de Parkinson.

Una molécula de vitamina E protege contra los radicales libres sobre 200 moléculas de ácido graso insaturado.

En cambio, neutralizan o incluso inhiben su acción: oxalatos y sales de hierro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading cart ⌛️ ...