Menú Cerrar

No existe el tratamiento de una enfermedad viral…

no existe traramiento contra una enfermedad virica

Sabes que diferencia hay entre un virus y una bacteria?

La gente no sabe en qué creer a veces, y otros saben en lo que no creen. La gente no sabe a qué le tiene miedo, y esto ya es un desastre. Cuando no sabemos de qué tenemos miedo, el miedo es terrible. Cuando vemos una película de horror tenemos miedo hasta que aparece el monstruo.

Recomiendo a aquellos que tienen miedo de saber exactamente a qué le temen.

Bacteria y virus tienen muy poco en común. Tanto uno como otro provoca enfermedades.

Primera diferencia entre los dos es el tamaño. Las bacterias son hasta 100 veces más grandes que los virus. La mayoría de las bacterias tiene de 0,6 a 1 micrómetro. No es poco, pero con un microscopio escolar ya se puede ver, pero para ver un virus se necesita un microscopio electrónico y de buena calidad.

Bacterias

Los virus están construidos de manera diferente. Las bacterias se construyen de manera más simple. Las bacterias son organismos unicelulares, esto quiere decir que están formados por una sola célula carente de núcleo.

Virus

Los virus consisten prácticamente solo en material genético y está encerrado en una cubierta hecha de proteínas y microproteínas. El virus utiliza esta cubierta para atravesar y penetrar. Los virus necesitan un huésped para multiplicarse.

Una similitud más entre los virus bacterianos es que se multiplican. Solo las bacterias se reproducen y los virus necesitan el cuerpo, por eso nos atacan. Deben ingresar a la célula del huésped donde introducen su material genético.

Sabes qué es un ataque de virus, ingresa al cuerpo y su información genética intenta reprogramar la información genética de su víctima. De tal manera que comenzaría a “producir” para permitir la multiplicación de virus que atacarán y destruirán nuestras células.

Mientras que las bacterias son organismos vivos, los virus califican en la frontera entre el mundo vivo y el mundo inanimado. Una característica del mundo vivo de los virus es la reproducción.

La infección bacteriana se puede curar con un antibiótico, los virus no se pueden curar de esta manera. Son completamente indiferentes a todos los medicamentos, incluida la vacuna. Solo pueden aliviar los síntomas de infección o en el caso de la vacuna aplicarnos un virus para que nuestro cuerpo pueda volverse resistente a él.

No existe el tratamiento viral. Después de todo, nuestro cuerpo debe vencer al virus solo.

Entonces o tenemos la inmunidad o no la tenemos. Mejor aún si tendríamos tal resistencia que el virus no vendría a nosotros.

No existe tal instrumento para matar el virus en nuestro cuerpo, se puede matar afuera, con desinfectantes etc…

La inmunidad, por lo tanto, lo decide todo.

La inmunidad es es la capacidad del cuerpo para combatir bacterias, virus y otros patógenos que causan enfermedades.

Si no construimos una barrera adecuada, los gérmenes ingresan a nuestro cuerpo y comienzan a multiplicarse y nos enfermamos.

El sistema inmunitario empieza a desarrollarse ya en el período prenatal.

El sistema inmunitario se desarrolla mejor cuando un cuerpo joven vence a un virus u otro patógeno. Sus órganos que forman el sistema inmune: Amígdalas de garganta, Amígdalas palatinas, Médula ósea, Linfa, Vasos linfáticos, Timo, Bazo y las Placas de Peyer, desempeñan exactamente la función de inmunidad innata, a menos que haya distorsiones que resulten en inmunodeficiencia.

¿Y cuáles son las deficiencias de la inmunidad del organismo? Este es un problema grave y difícil de diagnosticar que la medicina no nos informa si porque si.

¿Cuándo no funciona el sistema inmune innato? Solo cuando tenemos un defecto genético o cuando estamos tras una enfermedad grave que lo perjudica.

Y las deficiencias inmunes adquiridas son mucho más comunes. Cuando llevamos una “vida poco saludable”, nosotros mismos provocamos un debilitamiento del sistema inmunitario.

Tenemos varias líneas de defensa. Hay algunos obstáculos antes de que el virus nos ataque. Simplemente puede “ahogarse” si bebemos agua con frecuencia. El jugo gástrico lo destruye. Si los patógenos evitan una respuesta de defensa específica, entonces tenemos otra capa protectora, el sistema inmunitario adquirido.

Hay una sustancia que sirve para aumentar la inmunidad específica y no específica, la sustancia la cual su descubridor Dr. Fleming considera más importante que la penicilina (que es el descubridor) y es la Lactoferrina.

Los mecanismos de defensa específicos permiten la activación de mecanismos de defensa no específicos.

Las respuestas específicas son antígenos como los linfocitos, y depende ellos en gran medida, anticuerpos como las inmunoglobulinas.

Vale la pena fortalecer la inmunidad específica, ya que una vez que el virus es derrotado, siempre lo combatirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading cart ⌛️ ...